EL OJO. PARTES PRINCIPALES

EL OJO HUMANO

La parte externa del ojo:

La órbita del ojo

El ojo se encuentra dentro de una cuenca ósea conocida como órbita, compuesta por 7 huesos convergentes. Esta órbita tiene una función protectora y en ella encontramos seis músculos llamados músculos extraoculares, que se adhieren al ojo y permiten sus movimientos hacia arriba, hacia abajo, hacia los lados y en rotación.

La esclera

Los seis músculos extraoculares están conectados a la parte blanca del ojo, llamada esclera o esclerótica, que es una capa de tejido espesa y resistente que cubre prácticamente toda la superficie del globo ocular.

La conjuntiva

La esclera y la superficie interna de los párpados están recubiertas por una membrana mucosa de tejido transparente llamada conjuntiva que protege la esclera y ayuda a lubricar el ojo.

El aparato lagrimal

Las lágrimas tienen como función lubricar el ojo y se componen de tres capas que, en su conjunto, forman la película lagrimal:
Glándula lagrimal: se encuentra bajo el borde lateral y externo de la ceja. Produce la parte acuosa de las lágrimas. Gracias a estas glándulas, la córnea se mantiene hidratada y húmeda, y sus delicadas células, bien protegidas
Glándula de Meibomio: se encuentran a lo largo de los bordes de los párpados, donde nacen las pestañas. Produce la parte grasa de la película lagrimal e impide que las lágrimas se evaporen demasiado rápido.
Conducto lagrimal: conducto por el cual se drenan las lágrimas de los ojos hacia la nariz.

La córnea

Consiste en una estructura hemisférica y es la parte frontal transparente del ojo que cubre el iris. Tiene una función protectora y se comporta como una lente que permite el paso de la luz. Es responsable de dos tercios de la capacidad de refracción del ojo.

La parte media del ojo:

Cristalino del ojo

Se encuentra detrás de la córnea y funciona como una lente que permite proyectar las imágenes en la retina. Cuando un rayo de luz llega al cristalino a través de la córnea, su trayectoria se desvía (es lo que se conoce como refracción) y se proyecta sobre la retina. Su función es primordial, ya que permite enfocar correctamente los objetos a distintas distancias. Otra función importante es la de proteger la retina de la radiación UV.

Cuerpo ciliar

Está formado por el músculo ciliar y los procesos ciliares. Está unido al iris y se encarga de producir el humor acuoso, un líquido incoloro que nutre y oxigena la córnea y el cristalino, y mejora el enfoque y la nitidez contribuyendo a la refracción de la luz.

El iris

Es la zona coloreada del ojo. Los músculos del iris dilatan o contraen la pupila para controlar la cantidad de luz que entra en el ojo.

La pupila

La pupila es el agujero redondo que se encuentra en el centro del iris y que se dilata (midriasis) o se contrae (miosis) dependiendo de la cantidad de luz que entra en el ojo y llega a la retina. Con mucha luz se hace pequeña y con poca luz se agranda.

Humor vítreo

Es un gel incoloro que se encuentra detrás del cristalino y ocupa la mayor parte del interior del ojo, permitiendo que este mantenga su forma.

La conjuntiva

La conjuntiva del ojo es una membrana transparente que recubre tanto la parte interior del párpado como la parte externa del globo ocular. En concreto, es la encargada de proteger tanto la pupila como la esclerótica,

Capa interna del ojo:

La esclerótica

Es el recubrimiento exterior blanco del ojo. Se trata de tejido fuerte y fibroso que se extiende desde la córnea (la sección frontal y transparente del ojo) hasta el nervio óptico en la parte posterior del ojo. La esclerótica le da su color blanco al globo ocular.

El coroides

Es la capa de vasos sanguíneos y tejido conectivo entre la parte blanca del ojo y la retina (en la parte posterior del ojo). Es parte de la úvea y suministra los nutrientes a las partes internas del ojo. La inflamación del coroides se denomina coroiditis.

La retina.

La retina es la capa de tejido sensible a la luz situada en la parte posterior del ojo. Contiene células llamadas fotorreceptores que transforman los estímulos luminosos en impulsos eléctricos que se transmiten al cerebro a través del nervio óptico. Hay dos tipos de fotorreceptores: los bastones, que perciben el negro y el blanco y permiten la visión nocturna, y los conos, que perciben los colores.

La mácula

Es una pequeña área amarillenta muy especializada de la retina. Es responsable de que tengamos una visión central y nos permite ver los detalles pequeños y el movimiento.

Nervio óptico

El nervio óptico es el nervio sensorial más grande del ojo. Se compone de millones de fibras nerviosas que mandan los impulsos eléctricos a la parte del cerebro responsable de la visión.